¿Qué era el Reino Nazarí de Granada?



El Reino Nazarí de Granada (s. XIII-XV) fue una formación política medieval que ha trascendido fronteras a lo largo de los siglos gracias a la gran herencia patrimonial que dejó, con La Alhambra como paradigma arquitectónico, sede política y residencial, a pesar de su reducida extensión territorial comparado con el mundo islámico de su época o con el que había abarcado siglos antes al-Andalus dentro de la península Ibérica, ocupando las actuales provincias de Granada, Málaga y Almería, junto con la zona meridional de la de Jaén y parte de Cádiz.

sábado, 1 de junio de 2013

El Maristán

El solar cubierto de hierbas es todo lo que queda del Maristán

Estaba esperando a terminar la novela "El Perfume de Bergamota" antes de escribir esta entrada, por la relación que guarda con este edificio, del cual hoy en día poco se conserva lo que obliga llevar a cabo un ejercicio de reconstrucción mental. Ocupaba un amplio solar en la margen derecha del río Darro,  en la ladera meridional de la Colina del Albaicín, en el arrabal del Haxaris o del Deleites, cerca de los Baños del Nogal y de la Puerta de los Tableros

El Maristán era un hospital que prestaba cuidados médicos a todo tipo de enfermos, aunque con el tiempo terminó dedicando atención también a dementes hasta la conquista de Granada en el siglo XV. En Al-Ándalus (Levante y Zaragoza) ya habían existido otra serie de instituciones de este tipo antes de su construcción, derivando el vocablo maristan del persa bimaristan, término que hace referencia a hospicio u hospital, por lo tanto su origen es oriental.

Hipotética reconstrucción del Maristán de Granada
Estado actual de la que fuese la entrada principal al Maristán.
Aunque hay varios proyectos para este lugar, no estaría de más
que se colocara una placa en recuerdo de su importancia

Este edificio cuenta con una larga e interesante historia; fundado a instancias del rey nazarí Muhammad V, la construcción del edificio duró 20 meses, tal como recoge uno de los fragmentos de su lápida fundacional conservado en el Museo de la Alhambra, comenzando su construcción "en la segunda decena del mes de muharram del año 767" (entre septiembre y octubre de 1365) y finalizando "en la segunda decena del mes de shawwal del año 768" (entre inicios y mediados de junio de 1367). En la carta de su fundación se decía: "Es un hospital para que en todo tiempo sean recogidos de entre vosotros los desahuciados, y aquellos enfermos que se hallen fuera y lejos de su patria. Vosotros los visitareis con preferencia a través de los días, para contemplarlos con ojos cariñosos, y reconocer sus adversas circunstancias y sus manifiestas necesidades. Y lo primero que habéis de procurar es que recobren la salud, ellos y también los locos, que son numerosos, extendiéndose entre sus mujeres la disipación..."

Dibujo de la portada original del Maristán antes
de su demolición a mediados del siglo XIX

Replica de la portada del Maristán de Granada que
se exponía en uno de los patios del MAN de Madrid
(Museo Arqueológico Nacional) antes de la Guerra Civil.
Tras la epidemia de peste negra que asoló Europa durante la cuarta y quinta década del siglo XIV, el rey tomó la decisión de crear esta institución para la asistencia de enfermos pobres. Fue el primer manicomio europeo asistiendo a los enfermos mentales, adelantándose en cuarenta años al Bethlem Hospital de Londres, fundado en 1403, y al del Padre Jofré de Valencia, de 1409, que siempre han sido considerados los primeros.

El Maristán granadino disponía una plantilla de siete médicos o tabib: cuatro especialistas divididos en cuatro secciones (fiebres, demencias, ulceras e incurables) y otros tres que además de atender a los pacientes ingresados, recibían a enfermos sin recursos en el ambulatorio, que sólo abonaban escasos mizcales, mientras que los ingresados no debían pagar nada, aunque no era fácil recibir el ingreso. El hospital se financiaba por las continuas donaciones económicas o la sadaqa, además de percibir parte del zakat del reino,un impuesto obligatorio que era destinado a limosnas.

Los ricos preferían recurrir a médicos privados que abundaban en la ciudad, o sanadores, conocidos como mutatabid y que habían aprendido de forma práctica junto a los tabib y que ejercían en los mercados.

Parcela sobre la que se alzaba el maristán

Aún se conservan algunos restos muy deteriorados de su
alzado sur de dos plantas

Muro este donde aún se distinguen las dos alturas del edificio

Su disposición rectangular, formada por cuatro naves porticadas, estrechas y alargadas, contenían unas cincuenta salas, con capacidad para cuatro enfermos cada una, estando las dependencias superiores destinadas a las mujeres y las del piso bajo a los hombres. El inmueble se organizaba en torno a un patio central con una gran alberca adornada por dos leones de mármol blanco en posición sentada sobre sus cuartos traseros, labrados sin realismo, a la manera oriental y que vertían agua desde el centro de los lados mayores. Además de contar con cocinas, almacenes y lavandería, en el ala oeste, en una esquina se encontraba la sala en la que se realizaba la asistencia ambulatoria durante la mañana. Otra estancia, la jizanat al-tibb o farmacia estaba destinada a la elaboración de medicamentos para el hospita y pacientes del ambulatorio, en la que trabajaban tres agiris o drogueros: ruibarbo, achicoria y agárico como depurativos y laxantes; sedantes como el acónito o el cañamo y la nuez índica; cicatrizantes y analgésicos como el nabo y el mirto.

No hay comentarios:

Publicar un comentario