¿Qué era el Reino Nazarí de Granada?



El Reino Nazarí de Granada (s. XIII-XV) fue una formación política medieval que ha trascendido fronteras a lo largo de los siglos gracias a la gran herencia patrimonial que dejó, con La Alhambra como paradigma arquitectónico, sede política y residencial, a pesar de su reducida extensión territorial comparado con el mundo islámico de su época o con el que había abarcado siglos antes al-Andalus dentro de la península Ibérica, ocupando las actuales provincias de Granada, Málaga y Almería, junto con la zona meridional de la de Jaén y parte de Cádiz.

jueves, 29 de enero de 2015

Biografía de reyes: Mohammed IV (1325-1333)

Predecesor: Ismail I
Sucesor: Yusuf I

Hijo y sucesor del asesinado Ismail I, será proclamado rey de Granada a la edad de doce años el 8 de julio de 1325, tras el asesinato de su padre. Ismail había dejado cuatro hijos: Mohammed (su sucesor), Farag (quien sería encarcelado en una mazmorra de Almería donde moriría), Abu Yusuf Hegiag (el futuro Yusuf I) e Ismail quien fue desterrado a África.

Durante su minoría de edad, el reino queda en manos de su tutor, el ambicioso visir al-Mahruq, enemigo del caudillo Osmán (Osmín) o Utman (asesino de Ismail I). De este modo se crean dos facciones en la corte nazarí enfrentadas entre sí, con el ejército dirigido por Osmán y la política gobernada por al-Mahruq.

Mohammed crecía mostrando su inteligencia, amante de la literatura -conocedor de la poesía, discursos e historias de caballeros en las guerras contra los cristianos- y buen orador lo que causaba admiración en su pueblo. Era un aficionado de la guerra, la cetrería y de la caza, experto jinete, se pasaba los días cazando en las dehesas de Alfacar, Sierra Nevada o en el Soto de Roma.



La cetrería, la caza utilizando aves rapaces, era una actividad
practicada por la élite nazarí en Granada

Acompañado por Osmán, protagonizó algunas salidas militares, llegándose a apoderar de Rute -ciudad gobernada oir ek oríncipe Don Juan Manuel, hijo de Don Manuel, hermano del rey Alfonso X "el Sabio"- e incluso clavar sus lanzas en las puertas de la Córdoba cristiana.

Sin embargo, en el reino de Granada, los asuntos políticos no iban tan bien a manos de al-Mahruq, quien cada vez era más odiado por todos. Entonces, el monarca decidió destituirlo y encarcelarlo, causando un auténtico revuelo en Granada, hasta que nombró a un nuevo visir querido por todos: Mohammed Alkigiati. Esto causó el recelo de Osmán quien deseaba el cargo para sí y tomando a sus hijos marchó al valle del Andarax, dedicándose a alborotar a los pueblos de la Alpujarra contra el rey nazarí y alzando al tío de este, Ben Farax (exiliado en África), como perfecto sustituto en el trono.

Ante esta situación, Mohammed IV nombra también a un nuevo caudillo, Ridwan, y juntos salen hacia la Alpujarra para atacar a los traidores y acabar con la sedición en su reino, lo cual no consiguieron pues la Alpujarra se levanta en un terreno escarpado y difícil.

Al regresar de la expedición, Mohammed pensó que esta traición de Osmán fue causada por el propio al-Manruq, que aunque seguía preso, disponía de dinero e influencias para provocar tal alboroto, por lo que mandó que lo asesinaran.

Tras las treguas de 1331 con Castilla en las que Granada se declara vasalla del rey cristiano, el monarca nazarí ve con recelo la actitud de Alfonso XI y hace llamar a los meriníes, quienes son útiles en un principio: pacifican el reino, surge una amistan con el sultán de Marruecos Abul-Hasan y toman militarmente Gibraltar en 1333.

Sin embargo, Mohammed IV, tras la toma de Gibraltar, desaira a los meriníes, burlándose de ellos y tachándoles de cobardes. Los injuriados traman entonces una conspiración contra él. 

Según algunos Mohammed IV fue asesinado en su tienda de campaña por los mismos musulmanes que servían al rey Alfonso XI de Castilla, celosos del pacto que se produce tras la toma de Gibraltar entre ambos reyes.

Otra versión dice que unos asesinos le tienden una emboscada en un camino angosto y le matan a lanzazos, con la participación de los meriníes que le escoltaban -en su mayoría "voluntarios de fe", es decir, africanos zanetas- que a su vez son dirigidos por Utman Abi-l-Ula, es decir Osmán, quien ordena el regicidio. Su cadáver es burlado y escarnecido hasta que es recogido y llevado a Málaga y enterrado en una capilla hecha expresamente para que fuera su tumba en el Monte del Faro.

Maqueta del castillo de Gibralfaro, sobre el Monte del Faro o
Yabal Faruh, lugar en el que se levantó la tumba al
rey nazarí Mohammed IV tras su asesinato
Todos estaban muy apenados por su muerte, siendo tan joven y entre lágrimas y lamentos, su hermano Yusuf fue proclamado rey el 26 de agosto de 1333.

"¡Llorad ojos por un muerto al que abandonaron tendido sobre el suelo y nadie rezó por él ni lo lavaron. Lo traicionaron y murió como un mártir y, los que lo hicieron, levantaron un monumento que no se proponían!
¡Que Allah lo cubra con su misericordia y goce de los placeres del paraíso!"
(Compuesto por Ibn al-Jatib para Mohammed IV) 
 

No hay comentarios:

Publicar un comentario