¿Qué era el Reino Nazarí de Granada?



El Reino Nazarí de Granada (s. XIII-XV) fue una formación política medieval que ha trascendido fronteras a lo largo de los siglos gracias a la gran herencia patrimonial que dejó, con La Alhambra como paradigma arquitectónico, sede política y residencial, a pesar de su reducida extensión territorial comparado con el mundo islámico de su época o con el que había abarcado siglos antes al-Andalus dentro de la península Ibérica, ocupando las actuales provincias de Granada, Málaga y Almería, junto con la zona meridional de la de Jaén y parte de Cádiz.

domingo, 2 de junio de 2013

Biografía de reyes: Mohammed III (1302-1309)

Predecesor: Mohammed II
Sucesor: Nasr

Llamado al-Majlu, el destronado por su triste final, fue un gran estudioso (lo que le llevó a padecer ceguera y a ser conocido también como "el ciego") y un gran mecenas de las artes. Su reinado se caracteriza por la tolerancia, favoreciendo la llegada de extranjeros a Granada, así como los matrimonios mixtos entre cristianos y musulmanes. Se cuenta que inclusive el rey liberaba a cuantos presos le leían poesías que le agradasen.

Puerta principal de la iglesia Santa María de la Alhambra,
donde antiguamente se encontraba la
mezquita mayor de la Alhambra,
contruida bajo el reinado de Muhammad III

En el año 1306 el gobernador de Málaga toma la ciudad de Ceuta en nombre del rey nazarí Mohammed III sin embargo sólo se mantendría bajo el reino de Granada tres años (indicar que durante el dominio nazarí, la familia real ceutí de los 'azafi fue desterrada a Granada. Con ellos iría Abu l-Qasim Mohammed, de seis años de edad, quien  sería alfaquí, médico y prolífico poeta) La ocupación de Ceuta le granjeará la enemistad con los meriníes, aunque se verá obligado posteriormente a devolverles la plaza, junto con la cesión de Ronda y Algeciras para contrarrestar la conquista de Gibraltar por los castellanos. Por aquel entonces reinaba en Castilla Fernando IV, quien había accedido al trono siendo muy joven, hostigado por nobles rebeldes que coaligados con los aragoneses querían derrocarle, estaba más ocupado en contener a sus propias tropas que en luchar contra sus vecinos nazaríes. Incluso tuvieron que ayudarle, ya que Granada no dejaba de ser vasallo suyo, en escaramuzas frente a portugueses y aragoneses. Aunque logró una tregua con Castilla en 1303, renunciando a sus pretensiones sobre las villas de Alcalá la Real, Medina Sidonia, Tarifa y Vejer, sufrió revueltas internas causadas por sus familiares, los valíes de Guadix, Almería (al-Mariya) y Málaga. A esta situación desestabilizadora del poder nazarí se suma la ejecución en 1306 del walí o gobernador de Guadix, Abu-l-Hayyay, en presencia del rey Mohammed III y familiar del propio monarca granadino.

En 1308, el equilibrio pacífico con los castellanos se quebró al firmarse nuevamente un acuerdo con los meriníes, por lo que los castellanos, aliados con los aragoneses de Jaime I, atacaron Algeciras desde la plaza fuerte de Tarifa defendida por Guzmán el Bueno. Por otra parte, el gobernador de Almería se declara en rebeldía contra el rey de Granada. Las intrigas internas en Granada ayudan al proyecto de conquista de Granada, al que se unió la Santa Sede: el papa Clemente V concede en el mes de febrero el pago de la "Décima" para esta cruzada. La ciudad nazarí era considerada por ser musulmana como "Fetidam nationem".

Sus achaques provocados por la ceguera y el cansancio sumados a las revueltas internas del reino desencadenan una crisis en la corte que termina con su derrocamiento por parte de su hermano Nasr. La primera víctima de este motín fue Abu Abd Allah Ibn Alhaquin, valido del rey, quien fue asesinado por el populacho, su casa saqueada y su biblioteca quemada.

Sin embargo el rey correrá mejor suerte. Apresado, Mohammed es conducido al Generalife (Yannat al'arif) y posteriormente al castillo de Almuñecar donde vivió hasta su muerte en 1314, cuando un nuevo usurpador al trono Ismail I, mandó que le arrojaran a una alberca en Almuñecar (al-Munakkab) para que muriera ahogado, temeroso de que reclamase su legitimidad al trono.

No hay comentarios:

Publicar un comentario