¿Qué era el Reino Nazarí de Granada?



El Reino Nazarí de Granada (s. XIII-XV) fue una formación política medieval que ha trascendido fronteras a lo largo de los siglos gracias a la gran herencia patrimonial que dejó, con La Alhambra como paradigma arquitectónico, sede política y residencial, a pesar de su reducida extensión territorial comparado con el mundo islámico de su época o con el que había abarcado siglos antes al-Andalus dentro de la península Ibérica, ocupando las actuales provincias de Granada, Málaga y Almería, junto con la zona meridional de la de Jaén y parte de Cádiz.

miércoles, 19 de marzo de 2014

Biografía de reyes: Mohammed II (1273-1302)

Predecesor: Mohammed I
Sucesor: Mohammed III

Mohammed II fue el hijo y sucesor de Al-Ahmar primer rey nazarí de Granada. Apodado como "el jurisconsulto" o al-Faqih, Mohammed era un estudioso de la ciencia (su biblioteca estaba compuesta por parte de los libros que pertenecieron al califa cordobés al-Hakem II), protector de intelectuales, filósofos, poetas, astrónomos y médicos, por lo que se le conocerá como "el alfaquí". Ibn al-Sarray será su médico privado, aunque también acogerá en su corte a médicos procedentes de otras regiones de la Península, como Murcia, atraídos por la seguridad que proporcionaba su buen gobierno.

Mohammed II tuvo dos esposas, Nuzha y Sams al-Duha. Nuzha era prima materna del soberano, hija de un hermano de Aixa, su madre. Con este matrimonio se fomentaba la alianza primordial del matrimonio árabe. El abuelo de Nuzha, Sa'id b. Abd Allah b. Sa'id b. Ali b. Ahmad al-Salmani, se convirtió en el maestro de los hijos del rey, sus biznietos.

Sams al-Duha, era de origen cristiano, una concubina. El matrimonio con concubinas cristianas fue habitual entre la aristocracia nazarí. Este enlace tendría lugar bastante tiempo después de su primer enlace.

De su primer enlace nacerían Mohammed (quien reinaría como Mohammed III) y Fátima y del segundo Nasr (usurpador de la corona bajo el nombre de Nasr I), Faray, Mu'mina, Sams  y Aixa. Todas sus hijas fueron desposadas con parientes suyos.

A él se debió la ampliación de las relaciones diplomáticas gracias a la experiencia política que había ganado junto a su progenitor y a su cultura. También se dedicó a la consolidación de las principales instituciones nazaríes: visirato, cancillería, judicatura, ejército, etc. En el ámbito internacional, heredará también de su padre una conflictiva situación que deberá afrontar; su gobierno se caracterizará por un sinfín de guerras que terminarán por consolidar las fronteras del reino nazarí a la vez que apacigua revueltas internas instigadas por sus valíes y arraeces (los Asqilula).

Vista del castillo de Tarifa, asediado por cristianos y musulmanes

Guarda buenas relaciones con los castellanos, pero desconfía de ellos, por lo que busca el apoyo  de los benimerines quienes desembarcarán en Tarifa el 12 de abril de 1275 al mando de Yacub Abu Yusuf. Con su ayuda vence en Martos al infante de Castilla don Sancho, y al arzobispo de Toledo (Tulaytula) quien será degollado. Sin embargo estos mercenarios norteafricanos traerán numerosos conflictos y problemas a los monarcas nazaríes, especialmente con los Asqilula, arraeces de Guadix y Málaga, celosos de las preeminencias otorgadas a los benimerines.

En este tablero todos juegan con dos caras, tejiendo y rompiendo alianzas: Mohammed confirma a los Asqilula como valíes de Guadix y Málaga a la vez que entrega a los castellanos los puertos, sólo los puertos, de Málaga, Algeciras y Tarifa, al tiempo que pone a su servicio al merení Utman, jefe de de las milicias africanas. Del mismo modo, los benimerines pactan con Castilla cuando lo ven conveniente y el rey de Granada hace lo propio con el rey de Aragón Pedro III.

A finales del siglo XIII da comienzo la batalla por el Estrecho de Gibraltar cuyo episodio más destacado es la defensa de Tarifa por Guzmán "el Bueno". Es una etapa de confusión donde granadinos, benimerines y castellanos se enfrentan a sus propios reyes (por ejemplo el infante don Sancho, hijo de Alfonso X "el Sabio" se aliará con el rey nazarí. Al final de su reinado, Mohammed II conquista Quesada y Alcaudete, llevando a la devastación de los territorios castellanos de Jaén.

Finalmente murió en su lecho, algo poco frecuente entre los monarcas nazaríes, y enterrado en la Rawda Real de la Alhambra. Fue muy llorado por su pueblo pues había sido muy amado. Su hija Fátima sería el gérmen de una segunda ramificación de la dinastía al acceder al trono su hijo Ismail, nieto de Mohammed II, tras el convulso período que sucedió a su reinado con sus hijos Mohammed III y Nars.

No hay comentarios:

Publicar un comentario