¿Qué era el Reino Nazarí de Granada?



El Reino Nazarí de Granada (s. XIII-XV) fue una formación política medieval que ha trascendido fronteras a lo largo de los siglos gracias a la gran herencia patrimonial que dejó, con La Alhambra como paradigma arquitectónico, sede política y residencial, a pesar de su reducida extensión territorial comparado con el mundo islámico de su época o con el que había abarcado siglos antes al-Andalus dentro de la península Ibérica, ocupando las actuales provincias de Granada, Málaga y Almería, junto con la zona meridional de la de Jaén y parte de Cádiz.

jueves, 16 de enero de 2014

Biografía de reyes: Mohammed V (1338-1391)

Predecesor: Yusuf I
Sucesor: Yusuf II

Hijo primogénito de Yusuf I, nació la madrugada del 4 de enero del año 1339 (739 de la Hégira). Con quince años Mohammed V asciende al trono el mismo día en que es asesinado su padre, el 19 de octubre de 1354. Su reinado sera uno de los mas fecundos y mas largo de la dinastía nazarí, por lo que se le conoce como "el viejo" asi como al-Gani bi-Ilah, es decir, "el contento o regalo de Dios".

Según Ibn al-Jatib, podemos afirmar que fue un gran hombre de bella figura, atlético (pues practicaba ejercicios de caballería) y de gran corazón, a quien se eligió para suceder a su padre no sólo por ser su primogénito, sino también por su buen juicio, ser serio y paciente, generoso y de buenas costumbres. Las personas que le trataban se sentían cautivadas por su forma de ser. Pero también se encontró enemigos cuando reformó el servicio palatino, quedándose únicamente con los criados necesarios para su servicio lo cual molestó a los perjudicados.

En sus primeros años de reinado (1354-1359), Mohammed declina el poder en dos personalidades vigorosas: en su tutor, Ridwan ibn Abd Allah Bannigas y en su hayib o primer ministro, el intelectual Ibn al-Jatib, quien nos ha transmitido en sus obras los minuciosos detalles de la escisión familiar y vicisitudes que tuvieron lugar en el entorno de la realeza nazarí: la madrastra del rey, llamada Maryam, que quiere que reine su hijo Ismail, hermanastro del monarca, y su cuñado Abu-Said.

Palacio del Partal y Torre de las Damas donde supuestamente
Mohammed V recluyó a su hermanastro y madrastra

Mohammed ordena que Ismail sea confinado en una de las torres-palacio de la Alhambra (para algunos, esta prisión-vivienda será la Torre de las Damas, que durante un tiempo se conoció como torre de Ismail, para otros se encontraba en lo que posteriormente sería el Mexuar). Junto a Ismail vivía Maryam, quien había acumulado riquezas siendo reina (Yusuf I, quien era bastante desconfiado, guardaba los tesoros en su dormitorio para vigilarlos de cerca, y al morir repentinamente, Miryam aprovechó el desconcierto para apropiarse de todo lo que pudo) y hermanos de madre; así el monarca podría tenerlos controlados.

Miryam trazó un plan para derrocar a Mohammed V: una hija suya estaba casada con el príncipe Abu-Said, un notable arraez, quien se puso de su parte con sus guardias y sus partidarios para acabar con el joven rey.

Mohammed V se encontraba en el Palacio del Generalife
en el momento de la revuelta planeada por su cuñado

Una noche del mes de agosto de 1359 estalla un motín cuando varios hombres armados y dirigidos por Abu-Said, cuñado del rey, asaltan la Alhambra escalando sus muros a través de un andamio, saqueando y asesinando, siendo Ridwan la primera victima e Ismail el principal beneficiado al ser proclamado nuevo rey de Granada. El depuesto rey Mohammed recibe la noticia mientras descansaba en el palacio del Generalife (Yannat al'arif) y huye a Guadix ayudado por un grupo de leales. Sin embargo, Ismail II no reinará más de unos meses; es un hombre apocado, con poca personalidad y manipulado por su madre y su cuñado, por lo que al final es asesinado por el ambicioso Abu-Said. La misma suerte correrá el tercer hijo de Yusuf I, Qais, a quien hace degollar. Libre de toda traba y movido por la codicia, Abu Said se hace proclamar rey, pasando a la historia como Mohammed VI, con el apodo de "El Bermejo".

En Guadix acogen al depuesto Mohammed como legitimo rey, pero ante los inciertos y dudosos avatares, embarca en Marbella poniendo rumbo a Fez, donde es recibido por el sultán meriní Abu Salim con cariño. En su destierro le acompañan Ibn al-Jatib y su discipulo Ibn Zamrak.

Al legitimo rey le consume la impaciencia en el destierro marroquí, a la espera de una ocasión propicia para recuperar lo perdido, a la vez que otea el horizonte en busca de ayuda, que la encontrará en la figura del rey de Castilla, Pedro I el Cruel, quien le promete su ayuda. Apoyándose en este hecho, Mohammed vuelve a la Península Ibérica en agosto de 1361, estableciendo una reducida y provisional corte en Ronda.

Estatua orante de Pedro I de Castilla en
alabastro procedente del desaparecido Convento
de Santo Domingo el Real (Madrid), elaborada
en la primera mitad del siglo XV para su
monumento sepulcral en el mencionado convento

"El Bermejo" cree que puede ganarse al rey castellano y se encuentra con él en Sevilla (Ishbiliya), donde encontrará la muerte a manos del propio rey don Pedro quien le envía la cabeza cercenada del usurpador al nuevamente entronizado rey con el siguiente mensaje: Así veas, ínclito rey de Granada, todas las cabezas de tus enemigos.

Anhelado por su pueblo, comienza la segunda etapa del reinado de Mohammed V (1362-1391), formando una alianza con el rey castellano, empezando por la liberación de cautivos cristianos y ayudándole en su lucha contra los aragoneses de Pedro IV "el Ceremonioso", que responden atacando el litoral granadino, por lo que reinará la paz con la vecina Castilla, embarcada en luchas internas. Del mismo modo despliega todos sus recursos diplomáticos con alianzas y acuerdos con los países vecinos para alcanzar paz y estabilidad.

El Palacio de los Leones es considerada la obra cumbre
del arte nazarí, realizada bajo el reinado de Mohammed V

Gracias a esa paz, Granada progresa sin tregua con la construcción de maravillosos edificios, como el Palacio de los Leones, el del Mexuar, el patio del Cuarto Dorado, la Puerta del Vino, el Maristán, etc. Se desarrolla la industria sedera con miles de telares, los paños alpujarreños y los tapices, la orfebrería, las armas, se explotan minas, se fomenta la agricultura, especialmente la industria azucarera, se impulsa el arte, la ciencia y la poesía.

Pero Mohammed V se preocupó también en optimizar las defensas fronterizas, invirtiendo grandes sumas a renovar alcazabas y murallas, y recursos en proteger militarmente al reino nazarí. y en mejorar la flota marítima del reino, cuyas bases más significativas se hallaban en Pechina, Almería, Almuñecar (al-Munakkab), Salobreña (Salawbaniya) y Gibraltar, con arsenales y con sus propios mandos coordinados pero independientes.

Dobla de oro a nombre de Mohammed V, sin ceca ni fecha,
conservada en el Museo de la Alhambra de Granada

Pero nuevamente acecha la guerra y obligados los nazaríes por el pacto de amistad y vasallaje con Castilla. Pedro I el Cruel esta en lucha con su hermano Enrique de Trastámara; una poderosa fuerza expedicionaria granadina ataca en 1368 Córdoba (Qurtuba), y aunque no consiguieron tomar la ciudad, sí provocaron estragos; la batalla es feroz, pero una fuerte lluvia les obliga a retirarse atravesando el río Guadalquivir, arrasando a su paso Úbeda y Jaén.  Cuando Pedro de Castilla es asesinado en Montiel por su hermano, Mohammed V firma una tregua de ocho años con el nuevo rey don Enrique, renovada en varias ocasiones y rota otras tantas como en 1370 cuando los granadinos atacan Algeciras (al-Yazirat al-Jadra) y la arrasan porque Mohammed V al-Gani bi-llah no esta seguro de que su ejército pudiera preservar la ciudad de los frecuentes ataques cristianos -no renacerá como tal hasta el siglo XVIII-. Sin embargo, Mohammed y Enrique terminarán reinando en paz durante años, siendo amados por su pueblo. Granada era una ciudad espléndida.

Ahora los problemas internos se ciernen sobre Granada, cuando Ibn al-Jatib, visir del rey nazarí, huye a África llevándose graves secretos de Estado y sembrando la inquietud en Mohammed V. Ibn al-Jatib debe desaparecer, por ello es acusado de hereje y asesinado en Fez. En el puesto de visir le sucede su discípulo, Ibn Zamrak, quien había sido Secretario Personal del rey, que casualidades del destino, correrá la misma suerte dos años después de la muerte de Mohammed V en 1391.    

Por su parte Mohammed V morirá con 53 años, un 16 de enero, tal día como hoy, cuando se encontraba en la cumbre de su poder. Su cuerpo fue lavado y enterrado en el panteón de los reyes en el Generalife o Yannat al'arif y muchos le lloraron pues había muerto el mejor rey que nunca tuvo Granada.

No hay comentarios:

Publicar un comentario